Descubriendo Steam (Parte 1): Pasado y presente

Desde siempre se ha tendido a considerar a los videojuegos como algo que aislaba a las personas de la sociedad. “Deja las maquinitas y sal a jugar con tus amigos”, nos decían de pequeños. Sin embargo, en los últimos años esto está cambiando, con el nacimiento de comunidades que se juntan para jugar, o para comentar, crear y enseñar lo que están haciendo mientras juegan. Xbox Live, propiedad de Microsoft, con sus casi 50 millones de usuarios registrados, o Playstation Network, la red de Sony, que actualmente cuenta con más de 100 millones de cuentas, dan un buen ejemplo de hasta dónde puede llegar la magnitud de estas auténticas redes sociales.

Estos últimos meses hemos asistido a un nuevo capítulo dentro de esta guerra por convertirse en la mayor red sobre videojuegos. Valve proclamaba el pasado septiembre su intención de lanzarse definitivamente a la conquista de nuestro televisor, de nuestro salón, y por supuesto, de nuestra cartera. La compañía de Gabe Newell hacía una serie de anuncios que dejaban bien a las claras hacia donde quiere dirigir sus esfuerzos en los próximos años.

Así, presentaba en primer lugar SteamOS, su propio sistema operativo; una mezcla entre Linux y la interfaz que ya estamos acostumbrados a ver en Steam, creada específicamente pensando en las SmartTV. Unos meses antes ya había dado un primer paso en este sentido con Big Screen, una adaptación de Steam específicamente diseñada para televisores, que puede manejarse con el mando en lugar del teclado y el ratón, y que se asemeja asombrosamente a las interfaces de las videoconsolas que conocemos.

Un par de días después llegaba su tan rumoreada videoconsola. Las Steam Machines, un híbrido entre videoconsola y PC que empezará a venderse en unos meses, y que promete acercar a los usuarios acostumbrados a la Xbox o la Playstation al mundo del PC gaming. Lo más llamativo del asunto es que no será la propia Valve la encargada de fabricarlas, sino que ha permitido que cualquier compañía que lo desee haga su propio modelo de Steam Machine.

steam, gabe newell, valve

¿Un PC con forma de consola y con todo el catálogo de Steam? Shut up and take my money!

 

Qué es Steam

Pero, ¿qué es Steam exactamente? ¿Y porque está considerada a día de hoy por muchos como la mayor red social sobre videojuegos del mundo?

Más de diez años han pasado ya desde su nacimiento, en septiembre de 2003. Diez años que la han situado como absoluta dominadora del mercado de los videojuegos en PC, con cifras de escándalo: Más de 75 millones de usuarios a nivel mundial, con puntas de hasta 7 millones conectados de manera simultánea, 3000 títulos disponibles y una cuota de mercado de la distribución digital de videojuegos para PC de entre el 50 y el 70 por ciento.

Pero, empecemos por el principio. Steam es, según la Wikipedia “una plataforma de distribución digital, gestión digital de derechos, comunicaciones y servicios multijugador desarrollada por Valve Corporation”. Para entendernos, y yendo a lo simple, un iTunes o un Google Play de los videojuegos (aunque en realidad sea mucho más antigua que éstas). Una plataforma que nos permite comprar juegos digitalmente desde su web o aplicación y tenerlos siempre disponibles para descargar y jugar desde cualquier PC (o Mac) en el que lo tengamos instalado.

Fueron Gabe Newell y Mike Harrington, dos exempleados de Microsoft, quiénes tras dejar en 1996 la compañía creada por Bill Gates, deciden crear su propio estudio de videojuegos. De esa primera época de Valve salen míticos títulos como Half Life o Counter Strike, un icono de los cibercafés a finales de los 90 y que aún hoy en día sigue teniendo un gran número de jugadores.

Fue precisamente tras los problemas para poder actualizar este último, cuando Valve decide crear un sistema de control y de actualizaciones automáticas para sus videojuegos. Así, en 2003 nace oficialmente Steam, después de un período de pruebas de casi un año. Recibe en un principio no pocas críticas, al tratarse de un sistema obligatorio para poder jugar a los juegos de Valve. El mundo del PC gaming siempre se ha rebelado contra las normas y las restricciones, y el hecho de tener que registrar los títulos en la plataforma, o la obligatoriedad de estar siempre conectados fue muy mal visto por la comunidad de jugadores.

Hay muchas razones por las que Steam se ha ido imponiendo poco a poco como plataforma líder en la distribución de videojuegos en PC. En mi opinión, la principal es una: la comodidad. Al igual que sucede con Spotify o iTunes, es mucho más cómodo para el usuario pagar para poder disponer de los juegos que piratearlos. Y es que cuando nos ponen las cosas fáciles, no nos cuesta soltar la cartera, máxime si a cambio obtenemos muchísimas ventajas de las que no dispondríamos si nos descargáramos el juego pirata. Lógicamente, una de las primeras es la facilidad para encontrar el juego, sin tener que buscar entre innumerables páginas cargadas de popups, o enlaces que nos llevan a otras webs de dudosa reputación. Juegos que siempre tendremos disponibles en nuestra biblioteca, listos para ser descargados o jugados en cualquier momento, con la seguridad de que lo que nos descargamos está libre de virus, o con la tranquilidad de tenerlos siempre actualizados, sin tener que buscar ese parche que tanto nos cuesta encontrar (Steam actualiza automáticamente los juegos aunque no estemos jugándolos, tan solo hace falta tener el cliente conectado).

Otro factor importantísimo para comprender el éxito de Steam, y para muchos es el primero, es el precio de los juegos y sobretodo sus irresistibles ofertas. Famosas son ya entre la comunidad PCera las de Navidad o Halloween, por poner dos ejemplos. Días en que parece que el bueno de Gabe Newell se vuelve loco y rebaja muchos títulos del catálogo a precios de risa (no es difícil ver rebajas del 75 o el 80 por ciento). Y aunque en los últimos tiempos parece que ya no son tan atractivas como antes, las Steam Sales (nombre de estas peculiares épocas de rebajas), y la manera como nos las presentan, con cuentas atrás, ofertas exprés cada 8 horas, ofertas elegidas por la propia comunidad o packs de juegos de una misma saga o compañía, hacen que todos los habituales estemos pendientes cada día de conectarnos para ver las novedades (si eres usuario sabrás de lo que hablo, imposible entrar durante la época de ofertas a las 7 de la tarde).

Fuera de estas temporadas especiales también tenemos descuentos, con ofertas diarias, intersemanales, de fin de semana… no hay día en que algun juego no esté rebajado. Todo está perfectamente pensado y planeado para que el que entra a Steam se vea abocado sin remedio a sentir la necesidad de gastar. «Total, por 2 euros…» es un frase que todo usuario de Steam habrá dicho alguna vez.

steam, gabe newell, valve

¿Quién puede resistirse a comprar ante semejante festival de colores?

Tampoco podemos olvidar su exquisito trato al usuario, muy diferente al que estamos acostumbrados en otras plataformas como Xbox Live o Playstation Network, cuya única obsesión parece ser que gastemos sin parar. No nos engañemos, tito Gabe, como le conocemos cariñosamente, quiere lo mismo, pero al menos él se lo curra y nos da caramelitos para que no nos duela tanto sacar la cartera. Juegos gratis (hay decenas de ellos en Steam y algunos de gran calidad como Team Fortress 2), fines de semana en que se nos permite jugar gratuitamente a alguno de los títulos punteros (Call of Duty o Borderlands por poner dos recientes ejemplos), y pequeñas sorpresas que nos alegran la vida cuando menos lo esperamos (este mismo año regalaron a todos los usuarios Left 4 Dead 2, uno de los juegos más exitosos de la propia Valve). Un servicio de atención al ciente excelente, con solución rápida a la mayoría de los problemas y compensaciones en forma de juegos por cosas de las que otras compañías se lavarían las manos.

Todo esto hace que la marca tenga muchísimos prescriptores, o prosumers, como gusta llamar entre los expertos del Marketing. Usuarios que adoran a Gabe Newell y lo tratan casi como si fuese un semidiós. Cierto es que su imagen también ha contribuido a esto, y podemos encontrar cientos de memes por internet con el bueno de Gabe como protagonista.

steam, gabe newell, valve

Poned en Google Images «Meme Gabe Newell» para comprobar el grado de odio y admiración que despierta el creador de Valve.

En la segunda parte del post, conoceremos la parte más social de Steam. Al igual que sucede con Facebook o Twitter, Steam ha conseguido unir a personas con gustos similares, que de otra manera jamás habrían podido conectar ni conocerse. También hablaremos sobre su futuro, y hacia dónde puede enfocarse una compañía cada vez menos dedicada a crear juegos.

Igual hasta sale a la palestra Half Life 3, inevitable cuando hablamos de Valve.

Posted by Marc Mora