Alimentaria, la feria que me ha visto crecer

Alimentaria, Salon internacional de la alimentación y la bebida

Hay que ver las cosas que se recuerdan de la infancia.

De todos es sabido, que el negocio familiar del que provengo, la Carnisseria Can Romeu, en el barrio de Gracia de Barcelona, lleva ya más de 30 años subiendo la persiana para clientes, amigos y vecinos.

Así, no es de extrañar que cuando mi padre era aún más alto que yo, tal vez hará más de 20 años, uno de los proveedores de carne que aún hoy nos sirve parte del embutido ibérico, nos consiguiese unas entradas para Alimentaria, feria que se hacía entonces en Montjuïc, donde se citaban los mayores proveedores del sector alimentario nacionales e internacionales. Antes podían ir los menores, y las medidas de acceso no eran tan restrictivas. Y sí, me llevaron a la Feria; mi primera cita con el mundillo. Aparte de catar sabores que mi paladar desconocía, me impactó la inmensa proporción del espacio, los colores, las azafatas y todas las muestras que nos llevamos a casa. Era solo una niña, y me encantó.

Con los años, he asistido a casi todas las ediciones. Alimentaria, el Salón internacional de la alimentación y bebidas, se celebra los años pares, sobre la primera semana de la primavera. Podría hacer un resumen de ello pero no viene al caso. El año 2012 no fuí, y me quedó la espinita aquella de saber que estás perdiéndote algo grande…

Este año, cuando daba por perdida la posible asistencia por falta de invitaciones, mi gran amigo Albert Majó me ofreció las entradas.

Así que el lunes por la mañana hice acto de presencia en la Fira de Barcelona de Gran Via 2, donde hacía menos de un mes había estado para el #MWC14. Muchas ganas de ver, aprender, observar, catar y sobretodo saber en qué forma el sector de la alimentación había evolucionado. Y también, poner a prueba la forma en que el entorno social media había calado por fin en este sector.

Ya venía con la invitación validada desde casa, por suerte. Las colas y las quejas por la organización fueron a la par… Sin Wi-fi directo en el recinto.

El pabellón Multiproducto estaba justo a la entrada, así que después de conseguir la primera bolsa para guardar la chaqueta, cortesía de Ferrer, me dirigí con rumbo desconocido hacía la degustación de infinidad de productos. El dulce se mezcla con el salado, lo solido con lo líquido, primeros platos que se convierten en tapas, aperitivos exóticos mezclados con zumos agridulces. Y así un sinfín de delicatessen expuestas de la mejor forma posible. Stands perfectamente decorados y ambientados, personal muy agradable, networking a raudales, sonrisas y showcooking hicieron la mañana corta y productiva. ¿Donde están impresos los iconos de Facebook, Twitter y demás redes en los folletos que iba recolectando? ¿? Lo más 2.0 que pude observar fue el rincón para bloggers de Aneto. El resto. NADA.

alimentaria, Salon internacional de la alimentación y la bebida

Pasé un poco por alto los pabellones de Intervin, Interpesca y Expoconser. A todo no se da. Recomendable y memorable el pabellón de las Autonomías, por aquello de viajar sin salir de un mismo espacio.

El jueves por la tarde tuve la oportunidad de volver. Era un poco tarde, y aún a sabiendas que nos encontraríamos con muchos expositores cerrando, no queríamos perder la oportunidad de saludar a los conocidos del sector con quienes no coincidimos el lunes.

Nos dirigimos al stand de Casa Mas, de la que somos clientes de hace años. Nos ofrecieron una cata-menú de sus productos y quedamos más que encantados con su trato y servicio.

alimentaria, Salon internacional de la alimentación y la bebida

La feria estaba llegando a su fin, y había gran cantidad de personas que cogían los productos expuestos. Tal cual. En este punto, me abstengo de opinar. Agradezco al comercial del Grupo Santa Teresa por ofrecernos de forma totalmente desinteresada una gran variedad de muestras de sus productos de calidad.

Finalizamos el recorrido con la agradable degustación de croquetas de crema catalana de ArtCroq recién hechas. Simplemente espectacular.

Alimentaria, Salon internacional de la alimentación y la bebida

Me enorgulleció ver los voluntarios de la Fundació Banc dels aliments recoger la comida que había en los expositores y que los organizadores donaban; al día siguiente leímos que habían recaudado casi 20 toneladas de alimentos. ¡Bien!

Conclusiones:

  • Sin lugar a dudas, la mejor feria de la Alimentaria en la que recuerdo haber  estado.
  • Pabellones bien organizados. Stands ambientados con exquisitez.
  • Alfombras en el suelo mapeando las zonas con las actividades específicas: The Alimentaria Hub, Innoval, Vinorum…
  • Degustaciones de productos por doquier en casi todos los expositores.
  • No querría decir la palabra prohibida, pero me pareció que ya no hay «crisis» en el castigado sector de la alimentación. O al menos disimula lo mejor que puede, como todos.
  • Y sí, hay una oportunidad real para el mi querido mundo Social Media. ¿Vamos allá?

 

The following two tabs change content below.

Eva Romeu

Co-Founder and Social Media Strategist at Barbershop BCN
Aventura es trabajar en las redes sociales, gestionarlas, adorarlas y ser feliz. ¡Hola! ¿Hablamos? ¡Social Media Business, Marketing Manager, Formación y Pasión!