Qué hemos aprendido de Landscape Film Festival

Explicaba hace unos días lo que ha supuesto para Eva y para mi participar en Landscape Film Festival. Lejos de quedarse en una experiencia únicamente personal, estaréis de acuerdo en que un evento supone una de las mayores pruebas de fuego a nivel profesional para los que trabajamos en el mundo del Social Media: El stress en los días anteriores para conseguir la mayor notoriedad y afluencia de público, el seguimiento del evento en sí, monitorizar todo lo que mueve a nivel de Redes Sociales, tuitear, subir fotos a Facebook, ver después la repercusión que ha tenido, leer todos los posts y noticias que se crean en las semanas posteriores… uno puede estar acostumbrado a trabajar bajo presión, pero un evento es un reto apasionante y un desafío como pocos (y ya llevamos unos cuantos entre Shopping Nights, SMM Days, eventos de Inesdi…).

En este caso además, existía la particularidad de que ser un evento que se ha desarrollado en un plazo de tiempo relativamente largo para lo que estábamos acostumbrados (han sido 20 días intensísimos desde el kick-off que inauguró el festival en la Antigua Fàbrica Estrella Damm hasta la ceremonia de entrega de premios de ayer. 15 días en que hemos seguido a todos los equipos en sus rodajes por Barcelona, en que hemos visto como pasaban de no conocerse a casi formar una familia, y en que han trabajado sin descanso para crear 10 maravillosos cortos con una calidad impresionante.

Además, estamos especialmente orgullosos de ver como han aplicado los consejos que desde la organización y la Master Class de Elena Neira el día 11 les hemos dado en el terreno del marketing cinematográfico. La mayoría de los equipos lo han hecho perfecto a la hora de promocionar sus cortos por las Redes Sociales, creando su página de Facebook, y perfiles en Twitter, Instagram e incluso Vine, y sabiéndolo combinar a la perfección con las acciones de Marketing más tradicional o de guerrila (qué cracks la gente del equipo de Tiempo Films y sus carteles de se busca con la cara de la niña protagonista de su corto repartidos por las calles de Horta como si hubiese desaparecido).

Acostumbrados a tener que generar y compartir todo el contenido desde las cuentas oficiales de los eventos en que habíamos participado anteriormente, ver como los equipos creaban sus propias historias, utilizando perfectamente el hashtag del evento y las herramientas que se les habían dado ha sido una gozada para el equipo encargado de gestionar la comunicación digital de Landscape Film Festival.

También nosotros hemos aprendido mucho en el plano profesional de este evento. No tan solo herramientas que no conocíamos como Tagboard, ideales para monitorizar un evento y ver todas las publicaciones que se comparten con el mismo hashtag en las diferentes redes sociales, sino el hecho de adentrarnos en un sector que nos apasiona y en el que teníamos muchas ganas de trabajar como es el audiovisual. Hemos conocido enormes profesionales del mundo del cine, aun teniendo la presión el tiempo y el bajo presupuesto, y personas entusiasmadas que lo han dado todo para que este festival saliera adelante pese a las dificultades (que las han habido, muy grandes, y hasta aquí puedo leer…).

Landscape Film Festival Barcelona _ CASTING from Landscape Film Festival on Vimeo.

Ver nuestra pequeña Barber tan llena de gente el día 26 en la entrega de los cortos (y que sus credores compartieran con nosotros sus experiencias de rodaje), o en las reuniones que hemos tenido estas últimas semanas todo el staff del festival, formando (como los equipos participantes), casi una familia, ha sido una experiencia increíble.

Vale, sé que dije que este post iba a ser en plan más profesional y he acabado hablando de personas, de sentimientos y de emociones. Pero este es el argumento de esta aventura en la que nos vimos envueltos casi por casualidad y que ha acabado formando una historia inolvidable para los que la hemos vivido desde dentro, y en la que es imposible separar el plano profesional del personal. ¿Da para corto o no?